La Realidad de la Resureccion 15-11-2018 18:56 (UTC)
   
 

La Realidad de la Resureccion


Introducción

En el capítulo 15 de 1Corintios, el apóstol Pablo concentra su atención en otro de los problemas que enfrentaba la iglesia de Corinto. Los griegos paganos de esa ciudad estaban bajo la influencia ideológica de los filósofos que estaban opuestos totalmente a la doctrina de la resurrección. Algunos de ellos, al igual que los saduceos, pensaban que no había vida después de la muerte. Otros apenas Podían admitir una nebulosa existencia después de la muerte.

En la iglesia de Corinto se levantaron muchos falsos maestros que negaban absolutamente la resurrección corporal de los creyentes. Desafortunadamente este tipo de maestros existen en todo lugar hasta el día de hoy. No podemos dar r sentado que todo el que celebre la Pascua crea en la realidad de la resurrección corporal de nuestro Señor Jesucristo. Tampoco podemos pensar que esas personas conozcan por experiencia algo siquiera del poder de su resurrección.

Por otra parte, hay algunos que explican este evento de una manera tan extraña a la Biblia que no nos permite entender lo que Dios quiere que sepamos acerca de nuestra resurrección corporal ejemplificada en la resurrección de Jesús. Por eso creemos que el estudio de hoy es de gran importancia para el pueblo cristiano.

Exposición bíblica

I. El significado de la resurrección de Cristo. -1 Corintios 15:1-20

A. Su resurrección conforme a las Escrituras

Pregunta:

Les señaló las profecías del Antiguo Testamento. Una de las cosas que se recalcan fuertemente en el Nuevo Testamento es que la muerte y la resurrección de Jesús formaban parte integral de los planes de Dios desde el principio. Dios había venido preparando a Israel para estos acontecimientos a través de sus relaciones con el pueblo.

Por eso se puede asegurar que la resurrección de Cristo era arte esencial del plan redentor de Dios para los hombres. Así mismo podemos enterarnos de que la muerte del Señor Jesús no fue accidental.

Enseñanza práctica

Casi todos los libros del Antiguo Testamento señalan a la persona de Cristo Jesús. Isaías anunció que Cristo nacería de una virgen (7:14). Génesis declara que Jesús sería el Hijo de Abraham (12:3) y que vendría de la tribu de Judá (49:10. El salmista hace notar que Jesús sería del linaje de David (110:1). Miqueas señaló la ciudad de Belén como el sitio donde nacería el Señor (5:2). Isaías, por otra parte, anunciaba que sería ungido por el Espíritu de Dios (61:1; también Lucas 4:18, 19). Zacarías predijo el hecho de que entraría a Jerusalén montado en un pollino (9:9). El salmo 41:9 menciona W traición de judas. Zacarías también dijo que el precio que se pagaría al traidor sería de treinta piezas de plata (11:12, 13). Este mismo profeta también habló de que sus discípulos lo abandonarían (13:7). El salmista habló de que se horadarían sus manos y sus pies, pero ninguno de sus huesos sería quebrado (22:16; 34:20). También dijo que los verdugos le darían a beber vinagre mezclado con hiel (69:21); y que se dividirían sus vestidos y echarían suertes sobre su manto (22:18); además de esto, que sería abandonado por Dios (22:1). Isaías profetizó que sería sepultado con los ricos (53:9). El salmista escribió sobre su resurrección de entre los muertos (16:8-11), sobre su ascensión a lo alto (68:18) y que se sentaría a la mano derecha del, Padre (110:1). Malaquías aun habló del precursor de Jesús y se refirió a su venida al templo (3:1 comparado con Mateo 11:10. Todo fue `conforme a las Escrituras".

La resurrección de entre los muertos fue un evento que identificó a Jesús como el Mesías prometido, el Redentor y Salvador de la humanidad.

Pregunta:

En las Escrituras encontramos el testimonio personal de muchos que presenciaron dicho acontecimiento. Entre los testigos estaba Pedro, quien había negado a Jesús, pero que después de todo esto se convirtió en un vibrante anunciador del evangelio. Estaban también los once discípulos, quienes al principio no creían que fuera el Señor resucitado el que estaba frente a ellos hasta que El comió con ellos y les dio "muchas pruebas indubitables" (Hechos 1:3; Lucas 24:3643). Después de eso, hubo más de 500 hermanos que pudieron ver a Jesús en Galilea después de su resurrección. Veintiséis años más tarde, cuando Pablo escribió esta epístola, muchos de esos 500 creyentes todavía estaban vivos. Los corintios podían ir a entrevistar a esos hermanos para comprobar si era verdad lo que Pablo dedo. Este es un hecho muy importante. Si la resurrección de Jesús no hubiera sido un hecho comprobado, Pablo no se habría atrevido a escribir tales cosas.

Pregunta:

Las otras apariciones del Cristo resucitado ocurrieron a amigos y seguidores del Señor. Jacobo, su hermano, lo había rechazado durante su ministerio terrenal (Juan 7:5), y el texto original griego implica que éste había sido uno de los que dijeron que Jesús estaba fuera de sí (Marcos 3:21). Pablo también había rechazado a Jesús y se había empeñado en perseguir a los cristianos con un entusiasmo y celo inigualables a fin de acabar con la doctrina del cristianismo (Hechos 9:1). Que tanto amigos como enemigos del Señor hayan dado testimonio de su resurrección en un momento en el que se podía investigar todo es una gran prueba de este maravilloso acontecimiento.

Enseñanza práctica

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, bajo las leyes romanas había algunas reglas estrictas en cuanto a los testigos de un hecho:

"Siete testigos eran necesarios para la verificación de un testamento, cinco para una emancipación, o sea para determinar si una persona era libre o esclava. En cambio bajo la ley mosaica, sólo se necesitaban generalmente dos testigos para probar cualquier hecho."

¿Que más necesitamos cuando Pablo enumera más de 500 testigos oculares de que el Señor había resucitado de entre los muertos? El testimonio de todos estos es una prueba indubitable de que el Señor realmente resucitó.

B. Su resurrección garantiza nuestra salvación

Pregunta:

Lo que pasaba era que los maestros falsos que habían salido de entre ellos andaban tratando de interpretar el evangelio de acuerdo con las filosofías de los griegos. Tal como lo hacen los liberales o modernistas, los neoortodoxos y los existencialistas del día de hoy, los filósofos paganos griegos y los creyentes corintios a quienes ellos habían desviado tenían el pensamiento humano como su guía y la razón como su dios. Por lo tanto éstos negaban las verdades de la Biblia y rechazaban todo lo sobrenatural, oponiéndose así a cualquier posibilidad de milagros.

Algunos de estos falsos maestros admitían hasta cierto grado el hecho de la resurrección de Cristo y aun estaban dispuestos a predicarla como un incidente muy especial: Pero se oponían a cualquier insinuación acerca de la resurrección de los muertos en general. Sin embargo, la resurrección de Cristo no es diferente de la nuestra. Por eso Pablo argumentaba en el sentido de que "si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó" (versículo 13). Ahora, si es verdad que Cristo no resucitó, entonces nuestra dedicación está vacía y nuestra fe es falsa. Entonces, el apóstol y aun el mismo Jesús serían los peores impostores del mundo. Si desafortunadamente esto fuera así, entonces no tendríamos ninguna esperanza de salvación, porque nuestros pecados no serían perdonados. Pero por cuanto El vive, nosotros también viviremos (Juan 14:19).

Pregunta: Sabemos que el evangelio es la verdad. Pero suponga que no lo, fuera, ¿no es cierto que la vida cristiana es la más feliz y dichosa? ¿No es suficiente eso?

Algunas personas viven en un mundo e ensueños solamente, en una falsa felicidad. Por supuesto, el individuo que vive feliz pensando en que él es Napoleón Bonaparte es una persona enferma que necesita ayuda psicológica. Si Cristo no se levantó de entre los muertos, los cristianos también viven en un mundo de ensueños e ilusiones falsas. Si es así, entonces el cristiano vive fuera de sí; sosteniendo falsedades acerca de Dios. Cuando muera se dará cuenta de que su vida, sus enseñanzas, su fe, todo ha sido falso e inútil. Y ciertamente, alguien que ha creído vivir en algo bello, pero que en realidad es falso, no es más que un miserable y digno de lástima. Pablo no quería abrigar esta clase de esperanzas para no ser digno de conmiseración.

Pregunta:

Ninguna en absoluto. El había visto a Jesús en el camino a Damasco. El dijo tales cosas con relación a los falsos maestros para demostrarnos lo necio que es prestar atención a esos que pretenden degenerar las doctrinas básicas del cristianismo, especialmente la resurrección de Jesús. Pablo no tenía ninguna duda: por el contrario, contra las falsedades de los paganos, declaró enfáticamente: "Cristo ha resucitado de los muertos" (versículo 20).

Pregunta:

Las primicias eran los primeros frutos que se tomaban de la cosecha; a la vez de ser una promesa de la abundancia que vendría, las primicias son parte integral de la misma cosecha. Así también nuestra resurrección es parte integral de la resurrección del Señor Jesucristo. Por lo tanto también podemos decir que nuestra resurrección es parte de la aprobación divina de la muerte redentora de Cristo en el Calvario. Nuestra resurrección es parte de su plan.

II. La naturaleza de la resurrección.-1 Corintios 15:21-50

Enseñanza práctica

Pablo dijo que no tenía sentido para él enfrentarse al peligro y hasta poner su vida al borde de la muerte cada día si los muertos no resucitan (1 Corintios 15:30-32). El había llegado a la conclusión de que esa filosofía que dice: "comamos y bebamos que mañana moriremos" sólo tendría sentido si la muerte fuera el final de todo. ¿De qué podría servir el andar exponiéndose al oprobio y el menosprecio de todos por la predicación de un mensaje que después de todo no es cierto, y si la muerte ha de ponerle fin a todo?

A. Garantía del triunfo final

Estamos tratando aquí un asunto fundamental. En un momento específico de la historia de la humanidad, un hombre, Adán, tomó una decisión de su propia y libre voluntad, con lo cual trajo la muerte a todos los seres humanos. Como resultado de esto, todos murieron. Luego, en otro momento específico de la historia, otro hombre, Jesús, se levantó de entre los muertos después de haber puesto su vida en rescate por todos y con el hecho de su resurrección hizo posible la resurrección del cuerpo humano.

Pregunta:

Pablo comparó la resurrección a una cosecha. La resurrección de Cristo fue las primicias. Luego, el cuerpo total de la cosecha será recogido cuando El venga (lo que en griego se llama la parousía), conocida también como "el rapto de la iglesia".

Pregunta:

Juan vio los tronos en los cuales se sentarán los creyentes que reinen con Cristo. Luego vio también a muchos mártires que se convirtieron durante la gran tribulación. Estos mártires pueden compararse (siguiendo la analogía), con la espigas que quedan en el campo y son recogidas después de la cosecha. Cuando todos éstos hayan resucitado, entonces habrá concluido "la primera resurrección".

Todos los demás muertos no serán resucitados sino hasta después del milenio. Entonces se levantarán =_ comparecer ante el Gran Trono blanco para el juicio final. La primera resurrección es "la resurrección de vida". (Juan 5:28, 29.) Abarca a todos los que resucitan porque Cristo resucitó. Todos los demás son los inicuos, quienes resucitarán en "la resurrección de condenación" para enfrentarse al juicio de condenación. Juan 5:29 no indica nada con relación a los mil años que habrá entre las dos resurrecciones. Pero siguiendo el orden que Dios utiliza para revelar sus planes a los hombres paso a paso, estas cosas no se dieron a conocer sino hasta el capítulo 20 de Apocalipsis.

B. Un incentivo para la justicia

Pregunta:

Cuando se infiltran en la iglesia ideas tergiversadas respecto de la doctrina de la resurrección, los creyentes pierden la perspectiva cristiana, se descuidan y empiezan a practicar malos hábitos. Si conocemos a Dios estaremos convencidos de que Cristo vive, y por lo tanto dejaremos de pecar: Además estaremos dispuestos a arriesgar hasta nuestra propia vida con tal de proclamar las buenas nuevas, el evangelio de Jesús, tal como lo hiciera el apóstol Pablo.

C. Un cuerpo nuevo

Pregunta

En el acto de la resurrección Dios proveerá a los muertos un cuerpo nuevo, un cuerpo transformado. Este nuevo cuerpo tendrá cierta relación con lo que fue el cuerpo que tenemos en esta vida, en alguna forma. Sin embargo será tan diferente así como la diferencia que hay entre el grano de trigo que se siembra y la planta que brota después. Este nuevo cuerpo no estará más sujeto a las debilidades, la descomposición, o la corrupción, al pecado, a la enfermedad ni a la muerte. Será un cuerpo glorioso, incorruptible e inmortal. Nuestros días de pruebas habrán pasado para siempre.

Entraremos a disfrutará el gozo eterno con un cuerpo glorificado, semejante al cuerpo de Cristo después de su resurrección. (1 Juan 3:2; Filipenses 3:21.) Comprenderemos plenamente lo que significa que Cristo sea un Espíritu vivificante (dador de vida).

III. La gloria de la resurrección 1 Corintios 15:51-58

A. Una transformación maravillosa

Pablo nos revela aquí un misterio; es decir, algo que estaba oculto durante el Antiguo Testamento. Los profetas del Antiguo Testamento vieron muchas cosas acerca del futuro. Vieron, por ejemplo, que entre los ganes de Dios estaba la restauración d Israel a su territorio nacional y a su Dios (Ezequiel 36:24-28). Pudieron divisar el reino del Mesías venidero (Isaías 9:6, 7; 11:1-10). También tuvieron muchas visiones de las bendiciones mileniales (Isaías 35:1-10; 65:18-25; Amós 9:13-15; Zacarías 14:4-11). Incluso percibieron vislumbres del cielo nuevo y la tierra nueva (Isaías 65:17; 66:22).

Pregunta:

Hay muchos detalles del futuro que aún no nos han sido revelados. Tenemos que reconocer la verdad que se expresa en Hechos 1:6, 7, donde se hace ver que no nos es dado conocer "los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad". Por ejemplo, hay ciertas cosas, fechas y horas que el Padre no ha querido revelar. Sin embargo, la doctrina del rapto de la iglesia es un asunto que permaneció velado u oculto en el Antiguo Testamento, pero nos ha sido revelado a nosotros en el Nuevo Testamento. La palabra "rapto" no aparece en las versiones en español. Este término viene del latín y sirve para traducir el término griego harpazós, el cual tiene la idea del transporte de una cosa o persona de un lugar a otro. El rapto es el traslado de la Iglesia. Este glorioso acontecimiento producirá una transformación repentina y total en los que sean resucitados de los muertos o transformados de entre los vivos a la venida del Señor. La traslación o rapto tiene el fin de llevar a los creyentes para que se encuentren con el Señor en el aire (1 Tesalonicenses 4:16, 17).

Pregunta

Lo más correcto es pensar que cuando él usa esos pronombres plurales en primera persona –"nosotros"- sólo se está refiriendo a la totalidad de los creyentes, en la cual él se incluía. Ya él había hecho una comparación entre el cuerpo presente y el grano de trigo que se siembra y la planta que se desarrolla de él. Pero ahora va un paso más adelante al explicar que "no todos moriremos". Recaba que todos los creyentes, tanto los que estén vivos en ese momento, como los que ya hayan muerto, serán transformados en el instante del rapto y la resurrección.

Pregunta:

Ese será un cambio sobrenatural y repentino. Nuestros cuerpos nuevos serán inmortales, imperecederos e indestructibles. La muerte, tan temida en la actualidad, será "sorbida" (tragada) en el momento victorioso de la resurrección.

B. Victoria en Cristo

Pregunta: ¿Tenemos que esperar hasta el momento de la traslación para compartir la victoria que da el Señor?

Como lo explica Romanos, el pecado se aprovecha de la ley para producir más pecado. La paga del pecado es la muerte, y la muerte todavía tiene la daña exterminadora en su poder. Sin embargo, la resurrección de Cristo es una garantía de nuestra victoria total sobre este enemigo. Por el momento, como lo dice la Palabra de Dios, el Señor nos da victoria tras victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por eso podemos mantenernos firmes sabiendo que nuestro trabajo en el Señor no es en vano. Esperemos con avidez el momento de nuestro triunfo sobre todo lo que actualmente nos atemoriza.

Enseñanza práctica

La resurrección de Cristo es la base de la fe y de la esperanza de todos los cristianos. Una de las grandes afirmaciones del Nuevo Testamento es la que se expresa en las palabras de Jesús mismo: 'Porque yo vivo, vosotros también viviréis' (Juan 14:19).

El estudio de hoy debe dejarnos con nuestra mente limpia de cualquier duda con relación a la resurrección de Cristo. Tampoco debemos dudar de que llegará el momento en que Dios realice la resurrección de los muertos. Unos serán resucitados para entrar al gozo de la vida eterna cuando Cristo venga. Los otros, en cambio, serán resucitados para tormento eterno después del reino milenial de Jesús. La declaración de las dos resurrecciones (aunque sin detalles en cuanto al momento de la realización de cada una) la encontramos en Juan 5:28, 29 y Daniel 12:2.

¿Qué clase de transformación será la que ocurrirá a los cuerpos de las creyentes?
: Cuando Pablo dice "los que hayamos quedado, seremos arrebatados", ¿estaba implicando que él esperaba estar vivo para la hora del rapto?
¿Qué cosas no les fueron reveladas?
: ¿Cómo responde la Biblia a las que preguntan con qué cuerpo se levantarán los muertos?
¿Qué sucede cuando los falsos maestros niegan la resurrección?
¿Qué otras elementos se agregan a este tema en Apocalipsis 20:4, 51?
¿Qué significa la expresión uno en su debido orden?
¿En qué sentido Cristo es las primicias de los que durmieron?
¿Tenía Pablo alguna duda en cuanto a la resurrección de Cristo?
¿Por qué algunos de los corintios tenía; dificultades en aceptar la resurrección de, Jesús?
¿Por qué se recalca aquí el hecho de que Jesús se haya apareado a Jacobo y a Pablo?
¿Qué pruebas ofrece la Biblia para demostrar la realidad de la resurrección del Señor?
¿Qué hizo Jesús para que sus discípulos entendieran el significado y la importancia de su resurrección? (Vea Lucas 24:27, 44-48.)
. Analizar la relación que hay entre los beneficios de la resurrección y la vida cristiana presente.
. Hacer énfasis en la necesidad de la resurrección de Cristo para la culminación de nuestra salvación.. Observar que la muerte y la resurrección de Cristo fueron acontecimientos planeados desde la eternidad y que no ocurrieron por casualidad. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 1 Corintios 15:52 La resurrección corporal de Jesucristo garantiza la vida eternal de los creyentes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
sdasdasdas
  Publicidad
 
dasdasdas
 
asdasdas

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=